84 Charing Cross Road

reseñas de novedades en narrativa, poesía y teatro

Mark Z. Danielewski LA CASA DE HOJAS [Pálido Fuego & Alpha Decay]

starstar

Me enfrenté a esta gran obra de más de 700 páginas con muchas expectativas. Quizás eran demasiadas. No en vano, la crítica la había comparado con el Ulises de Joyce o con las obras de Thomas Pynchon, al que admiro profundamente. Así que, si tuviera que adjetivarlas, mis expectativas eran buenas y muy, muy, positivas (confieso que con un punto de aderezo eufórico) en el momento en que empecé a leer el libro. Me había intrigado sobremanera el tema que el márqueting de venta tramó para cazar a lectores deseosos de enfrentarse a nuevos retos literarios: la historia de una casa que es más grande por dentro que por fuera. A partir de esta sola idea, pensé, cualquier escritor que huya de lo convencional como se define a Mark Z. Danielewski, alguien etiquetado bajo cualquier -ismo ‘alternativo’ (llamémosle posmodernismo o realismo mágico) habrá construido una historia que captará la atención por completo: a esto había que añadir, no lo olvidemos, la promesa de una forma totalmente novedosa.

Pero no es este el caso. Danielewski, a mi pesar y en contra de la mayoría de opiniones que he leído, no es un autor innovador, ni en forma ni en contenido: por un lado, formalmente, sólo es capaz de sorprendernos porque nos pone trampas al presentar como innovaciones estilísticas la utilización de diferentes fuentes tipográficas para diferentes tramas de la historia, el uso de diferentes colores para algunas palabras (como el azul para casa), de disponer el texto en direcciones y sentidos diferentes a los acostumbrados o dejar páginas prácticamente en blanco con algunas palabras o párrafos (en ese momento entiendes el precio tan elevado de la edición); por otro lado, temáticamente, la historia principal, la historia de horror que nos prometen, no pasa de ser una historia mediocre: Edgar Allan Poe consiguió realmente aterrarme con su relato sobre el gato negro, mientras que a lo largo de las setecientas páginas de Danielewski apenas he vivido momentos de angustia.

Sabe casi mal por las editoriales que se han arriesgado a su edición ya que han demostrado un esfuerzo admirable para ofrecer al público una obra que sale a la luz en castellano después de 13 años de publicarse en el original. La edición es magnífica, tanto en castellano como en inglés, y también lo es el trabajo del traductor Javier Calvo. Lástima que sólo impresione estéticamente, porque su contenido ha sido una decepción.

La trama es de lo más sencillo (cuando consigues identificarlas gracias a las fuentes tipográficas diferentes) y tópico si uno se abstrae de la forma barroca que intenta ser tan “rompedora”: Johnny Truant inicia la narración en primera persona y explica como un día encuentra un manuscrito de un viejo ciego que acaba de morir, Zampanò. El manuscrito habla de “El expediente Navidson”, una grabación que hace el padre de la familia que se traslada a vivir a la misteriosa casa. A partir de aquí, el libro alterna los relatos de Truant, el texto de los manuscritos de Zampanò (que Truant también comenta con anotaciones al pie de página: como también envía sus escritos a unos editores, ellos mismos también incluirán sus propias notas a pie de página), la grabación. Lo que tiene de misterioso la casa es que, de repente, un día que la familia vuelve a la casa, se dan cuenta de que ha aparecido un puerta que conduce a un pasillo oscuro que varía de longitud. A partir de este descubrimiento las relaciones de la familia se irán complicando junto con la de otros personajes que se añaden a la historia para ayudarles a saber qué está pasando en la casa; espacio y tiempo parecen alterarse contínuamente.

No he visto el terror por ninguna parte. Con tanta alternancia de historias y tanta digresión contínua es imposible conseguir momentos de clímax espectaculares como otros maestros de este tipo de historia consiguen crear, no es capaz de contagiarnos el terror o desasosigeo que supuestamente sienten los personajes. El inicio de la novela podría ser el de cualquier película de sobremesa de un domingo por la tarde: el narrador, un yonqui que lleva una vida de lo más confusa (¡típico!) y su amigo de juergas, encuentran en una casa extraña y misteriosa (¡típico!) en la que suceden cosas inexplicables (¡típico!) el manuscrito de un hombre mayor que acaba de morir (¡menuda novedad de argumento!). En definitiva, una casa encantada, un narrador-protagonista que encuentra con un amigo unos extraños papeles que le hacen “sentirse diferente” y una familia que arrastra problemas y acaba de instalarse para cambiar de vida a la que le empiezan a pasar a cosas supuestamente horrorosas…lo dicho: guión de película (con poco mérito) de sobremesa.

La lectura del libro se ha prolongado durante un par de semanas en las que he tenido algunos altibajos. En algunos momentos, intentaba animarme a mí misma: de acuerdo, el tema no es demasiado original, pero seguro que las 700 páginas esconden unas formas narrativas totalmente novedosas que habrán dejado boquiabierta a la crítica. Si, como he descrito anteriormente, lo que algunos consideran revolucionario es utilizar fuentes tipográficas diversas, páginas en blanco con unas pocas palabras situadas en el centro o en la parte inferior, textos colocados en varios sentidos en una misma página, etc. les recomiendo leer a los magníficos poemas visuales de Joan Salvat-Papasseit, Joan Brossa o Adriano del Valle: ellos SÍ son innovadores y en sus textos la forma SÍ complementa el contenido (o viceversa).

En el caso de Danielewski, no se justifica la utilización de esos recursos visuales, no hay contenido alguno más que las referencias a los acontecimientos extraños que pasan en la casa. La imaginación y la creatividad desbordada quedan manifiestas en textos de principios de siglo como los de los mencionados poetas, pero no en esta novela de pleno siglo XXI.

Daniewleski no ha sido capaz de engancharme desde la primera página y creo que aquí radica una de las (demasiadas) debilidades de la narración: nos pone en antecedentes a través de la voz de Truant cuando esta fórmula está más que gastada en literatura. Me sorprende que algunos lo comparen con Pychon o Forrester: si la historia empezara con la trama de la grabación o el manuscrito, si ese narrador no insistiera en detallarnos y contextualizarnos todo cuanto aparece, en definitiva si se hubiera ahorrado a Truant, por señalar sólo un elemente, quizás, y sólo quizás, habría mejorado.

Aunque la he clasificado como una obra que no recomendaría, creo que es de justicia insistir en la valentía de las editoriales que han publicado esta costosa obra y, como en algunos casos ocurre, sí alentaría a quienes no lo hayáis hecho ya a que la leáis: se trata de un libro que ha generado muchas alabanzas y, aunque te unas a mi grupo de decepcionados lectores, primero ha de leerse, obviamente. Si en cambio el libro te ha gustado, nada más que decir que ¡Felicidades!

Vídeo de promoción editorial En vimeo

¿Qué opina la editorial de su publicación? Léelo aquí

2 comentarios el “Mark Z. Danielewski LA CASA DE HOJAS [Pálido Fuego & Alpha Decay]

  1. Nieves Abarca
    enero 11, AM

    Al fin alguien que dice algo coherente!!! Yo lo estoy leyendo y me da más miedo cualquier relato victoriano de fantasmas que semejante libraco. Y además es muy machista, mucho.

  2. emelieBONAVENTURA
    enero 11, PM

    Completamente de acuerdo Nieves 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 6, AM por en General y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: